miércoles, 16 de abril de 2008

Bien y de buenas

Alguna vez me recosté sobre el pasto del jardín de mi casa, veía hacia el cielo y me preguntaba ¿Bueno, hacia donde va todo esto? ¿Dónde estaría yo si no estuviera aqui en este mundo? Obviamente, pensaba, que no podria encontrarlo ahi, pero ¿en dónde si? Llegando a Cancún, muy bonito lugar para vivir, me encuentro por fin en una situacion donde me puedo empezar a sentir vivo. Encuentro al AIKIDO, o mejor dicho, el aikido me perimtió encontrarlo ya que como he descubierto ahi situaciones que van hacia ti y no al revés, por mucho que se intente.
Ahi he podido darme cuenta de algo, lo bonito que es poder aprender algo a cada momento y no solo del exterior sino de mi mismo; cosas como todo lo que he dejado pasar sin darme cuenta y todo lo que tambien he aprovechado de la misma forma. Cada práctica me mantiene siempre con el gusanito en el estomago, de la emoción de ver que es lo que voy a aprender el día de hoy y de como puedo emplearlo en mi vida diaria.
Desde que entre a la práctica me he sentido muy contento conmigo mismo y todos los días he conocido cosas nuevas de mi mismo, ahora nos toca aprender a caer bien, el próximo sabado 19 tengo cita para el seminario que se dará en el CEO Cancún, donde veremos la función de Uke importantisima para la práctica diaria. Ahi daré luego mis comentarios de lo que pude aprender y de lo que me falta por afinar. Ahi que fluir y ahi que estar siempre sensible a todo para poder sentir como fluye la energia del universo a cada momento y con todos los que nos rodea.
Estamos en contacto
Publicar un comentario