viernes, 2 de mayo de 2008

Expandiendo el Circulo


Todo en el Aikido opera en función de círculos, circuitos, circunferencias y esferas dinámicas como lo señala el clásico texto de´´ Aikido y la esfera dinámica´´, en donde ,´´Nage´´ se coloca en el centro de si mismo e inicia su proceso de centralización concentrándose en su ´´Hara´´(su centro físico), Si partimos de este principio desde el cual se inicia el proceso dinámico, el Aikido como tal, encuentra su propia dinámica en el circulo que los practicantes forman alrededor de su instructor y mediante el cual transmite los principios filosófico de la practica de Aikido, que de acuerdo a el fundador, ´´Es un sendero espiritual cuyo ideal es la armonía y el amor y que es mediante la practica que se disciplina la mente y el cuerpo en la búsqueda del perfeccionamiento de la persona y de la humanidad en su conjunto´´.
Por ello, la esfera de influencia del Aikido debe continuar su proceso de expansión hacia los niños y a las mujeres ya que la practica les enseña que no es la fuerza bruta o violencia, sino el desarrollo del ´´Ki´´ a través del entrenamiento de la mente y el cuerpo lo que construye la confianza en si mismos, la auto estima, el control (físico y emocional) así como de su propia vida.
Es claro que las razones para que un niño practique Aikido pueden ser diversas y muy probablemente ninguna suya propia, lo que es peor la mayoría de las veces serán las razones de los padres que influenciados por una situación externa, o circunstancial, un poco o un mucho de Hollywood y un encuentro accidental con un Dojo de Aikido hagan que a regañadientes el niño o la niña pisen un tatami e inicien su encuentro con el Aikido, en el caso de las mujeres las razones no son tan diferentes y tal ves coincidirían en el tema la defensa personal y protección.
Sin embargo es importante dejar en claro que el propósito de enseñar Aikido a los niños en particular y a las mujeres en lo general no es hacerlos mas agresivos o más fuertes ya que in principio y en final el Aikido rechaza todas las formas de violencia justificada o injustificada, Esto parecería ser una contradicción en si mismo, ya que la ser un arte militar(marcial) que en esencia su objetivo es : ´´defenderse o someter mediante el uso de una serie de técnicas y métodos codificados, colocando uno o varios o ponentes en una situación de inferioridad ´´lo que implica necesariamente un cierto grado de violencia (energía) sin embargo El Fundador resolvió la contradicción en ´´el como´´ es decir siguiendo los principios de las leyes de la física Si a toda acción existe una reacción, determinó que la reacción no debe de ser la confrontación de fuerzas sino la conducción de la energía oponente (negativa) siguiendo las leyes de la dinámica para disminuir su efecto o neutralizarlo hasta que desaparece, estableciéndose así el (DO) donde la confrontación no existe, sino la secuencia de movimientos que unifican y coordinan (AI) la energía(KI).

Luego entonces no es la aplicación de la violencia sino la conducción de la energía la que prevalece y por ello el propósito del Aikido es que mediante la practica ganen plena confianza en si mismos y conciencia de de su lugar en la vida y el universo, ya que no es la violencia la respuesta, ni con violencia la solución de los conflictos y con ello ayudarles a ser mejores individuos.
Al cumplir con los elementos de del arte marcial se da respuesta a los propósitos que los padres pudiesen tener al llevar a sus hijos a la practica del Aikido y las mujeres encontraran una capacidad física latente y descubrirán habilidades que probablemente desconocían que se ven completadas con una actividad aeróbica benéfica para el cuerpo en general.

Por su carácter formativo, al hacer consientes de estos principios y propósitos a los niños y mujeres les permite conducirse con mayor seguridad y entereza en sus quehaceres resolviendo de la mejor manera los obstáculos que la vida les presente, sabiendo que la violencia no importa su origen y dimensión puede ser conducida y disminuida con éxito.
Expandamos el círculo invitando a las niñas, niños, y mujeres a una práctica que promueve la cooperación, el trabajo en conjunto, la no violencia y que al fortalecer su espíritu les da la seguridad necesaria para enfrentar las adversidades y a sus propios temores.


Publicar un comentario